La apertura de los políticos al 2.0

Congreso de los Diputados

Por suerte o por desgracia siempre he tendido a pensar que los políticos están en contra de la web y todo lo que tenga que ver con ella: redes sociales, open government… Pese a que, como siempre, todas las generalizaciones son malas, son pocos aquellos que he visto manifestarse públicamente y sin reparos hacia los beneficios de Internet en el día a día de la labor política. Tanta es tal la animadversión de los políticos hacia lo que es la era de internet que nos toca leer cosas como esta.

Es extraño poder seguir a un diputado por Facebook, Twitter y que participe activamente mediante artículos en un blog. Precisamente, estas herramientas son las que le permiten difundir aún más su labor para combatir los escaños vacíos, por ejemplo, en el Congreso de los Diputados, El Senado u otras cámaras representativas regionales.