Archivo de la categoría: Derecho

¿Un administrador debe responder de las deudas de una sociedad?

Dinero

Desde hace varios meses me preguntan bastante acerca de si es posible condenar a un Administrador a pagar deudas de una sociedad. Debemos plantear algunas cuestiones previas antes de abordar el asunto.

En primer lugar indicar que, como sabemos, las sociedades mercantiles tienen personalidad jurídica propia. Es decir que son entes sujetos, por si mismos, a derechos y obligaciones pero que requieren, para la intervención en los negocios jurídicos, de una o varias personas físicas que ostenten capacidad de representación suficientes. Por lo que en principio, los administradores no deberían ser responsables de las deudas de una sociedad.

Pero es importante dejar claro también que ser Administrador de una sociedad, en sus diversas formas de actuación: solidario o mancomunado, consejero delegado…, se le exige una serie de deberes para que no pueda ser condenado por deudas de la sociedad. Pero ¿cuáles son esos deberes? Para ello debemos acudir al Capítulo 3 del Título IV de la Ley de Sociedades de Capital donde indica, de forma resumida:

Los bancos no siempre ganan

Logotipos de Bancos

Son muchos los que creen que el grande siempre podrá con el pequeño. No debemos poner en duda que el grande dispondrá, como es lógico, de más medios económicos para poder luchar contra al pequeño. Pero no siempre el grande acabará ganando.

Queda claro del párrafo anterior, que al hablar del grande nos referimos claramente a un banco y del pequeño a un cliente.

Pero para luchar contra este tipo de injusticias se encuentra un juez y la pericia  de un buen abogado. Son varios los procedimientos que estamos llevando a cabo contra los Bancos y cada vez es más satisfactorio ver que no es necesario llegar a juicio. Pelear pelean. Pelean incluso a sabiendas que lo tienen perdido. Pero finalmente se suele transacciones y evitamos el juicio.

Información previa al contratar productos financieros

Preferentes

Es muy importante que delimitemos el contenido de la información que una entidad bancaria debe dar al cliente potencial previa a la contratación de los productos financieros. La insuficiencia de tal información o no darla correctamente puede suponer la nulidad de un contrato de un producto financiero.

Por ahondar un poco más en el contenido que debe tener la información previa debemos acudir al artículo 79 bis párrafo 3 de la Ley del Mercado de Valores. Sin ánimo de reproducir el contenido del artículo podemos encontrar las siguientes características de la información:

  • La información se debe ofrecer tanto a los clientes como a los clientes potenciales.
  • La información debe ser clara y adecuada acerca de la entidad y los servicios que presta, sobre los instrumentos financieros y estrategias de inversión y otros elementos.

Sobre el Proyecto de Transmisión de Participaciones

Contrato

Escribí un post en el Blog de LexIncuber Abogados donde explicaba cómo transmitir participaciones sociales de una sociedad. Pero me pareció interesante dedicarle un post y finalmente me he animado a hacerlo en mi blog.

El Proyecto de Transmisión es un documento que se debe entregar al Administrador o Consejo de Administración por parte del Socio que pretende transmitir las participaciones. El contenido del proyecto de transmisión está regulado en la Ley de Sociedades de Capital que, como mínimo, será:

  • Identificación de la participación  o participaciones que vaya/n a transmitirse. Tal identificación se refiere al número que éste tiene.
  • Tipo de participación: si existieran varios tipos de participaciones (por ejemplo sin voto) deberá indicarse de forma expresa.
  • Precio: un elemento altamente importante que debe contener el Proyecto de Transmisión.
  • Nombre del adquirente.
  • Otras cuestiones: como por ejemplo fórmula de pago, asunción de gastos…

¿Cómo formalizar un Media for Equity?

La Nevera Roja anuncio TV

Uno de los retos a los que se enfrenta cualquier empresa que acaba de iniciar la actividad es realizar las acciones necesarias para que los servicios que presta o productos que vende sean conocidos.

En este sentido, es cada vez más habitual que los medios de comunicación realicen actividades propias de su modelo de negocio (anuncios publicitarios) a cambio de participaciones de una compañía. Es lo que se conoce como Media for Equity. En definitiva, se trata de una permuta de participaciones o acciones por la realización de una campaña publicitaria. Son varias las acciones Media for Equity que se van dando en el panorama empresarial: AtresMedia y Wallapop, Mediaset y La Nevera Roja o Grupo InterCom y BuyVip.

No voy a entrar en cómo valorar la inversión por parte del medio de comunicación. Para ello os recomiendo un artículo de Carlos Blanco que aborda, precisamente, las distintas fórmulas publicitarias a valorar para la inversión con el sistema Media for Equity.

¿Qué es un split? ¿y un contra-split?

split y contra-split

Tanto el split como el contra-split son operaciones que las sociedades realizan con cierta frecuencia. Son operaciones que tienen que ver con la indivisibilidad de las participaciones o acciones.

El artículo 126 de la Ley de Sociedades de Capital establece, de forma expresa, la indivisibilidad de las acciones o participaciones. Si tal división se pudiera realizar supondría un agravio para delimitar los derechos políticos, especialmente el de voto, que se le atribuyen a cada parte alicuota del capital social.

Pero en muchas ocasiones las sociedades recurren el split precisamente para dividir las participaciones pero desde el punto de vista estructural. Es decir, mediante una modificación de los estatutos se atribuyen a cada participación un valor nominal inferior al que tienen. Veamos un ejemplo: hacemos un split 1×2. De cada participación o acción (con valor nominal 1€) sacaremos 2 y su valor será, tras esta modificación (0,5€). Tras esta modificación, si un socio o accionista tenía 10 participaciones de valor nominar 1€, ahora tendrá 20 de valor nominal 0,5€.  En ambos casos vemos que el valor total de las participaciones es de 10€.

¿Cómo funciona un Consejo de Administración?

Guía Rápida Funcionamiento del Consejo de Administración

El Consejo de Administración es el órgano colegiado encargado de capitanear el rumbo de las compañías siguiendo las directrices e indicaciones que la Junta General le encomienda.

Pero tiene una fórmula peculiar de funcionamiento y con muchas especialidades diferenciando según estemos ante un Consejo de Administración de una Sociedad Anónima o una Sociedad Limitada.

Por ello, y con un claro intento de ofrecer la máxima ayuda a los emprendedores o consejeros neófitos, los socios de LexIncuber Abogados hemos desarrollado una Guía Rápida sobre el funcionamiento del Consejo de Administración. Se trata de una guía totalmente gratuita en la que encontrarás la información básica sobre aspectos relevantes sobre el estatuto de los consejeros, las funciones del presidente, del secretario, asuntos importantes como la dimisión de un consejero, adopción de acuerdos o impugnación de los mismos.

Descárgala gratuitamente.

La cláusula de excesiva onerosidad (Hardship Clauses) en los contratos

Equilibrio

Los contratos, cuando se formalizan, llevan implícita una cierta idea de equidad, igualdad y justicia. Al final, después de la negociación, las partes aceptan que una de ellas se obliga a hacer o no algo a cambio de una contraprestación de la otra parte. Y cuando se perfecciona se cree que entre las prestaciones hay un acuerdo en cuanto a la igualdad de las mismas.

La cláusula de excesiva onerosidad es una herramienta utilizada en los contratos internacionales donde las partes pueden verse sometidas a circunstancias y realidades distintas que pueden afectar,  de forma notable, al desarrollo del contrato. En resumen el contrato sigue estando vigente en tanto en su contenido, finalidad y causa que justificó el mismo pero pone en riesgo ese equilibrio al que hacía referencia anteriormente.

Cuando las cosas se hacen bien en una startup (societariamente hablando)

Series de participaciones

Varias personas han compartido esta noticia en las redes sociales hablando de cómo Larry Page y Sergey Brin, co-fundadores de Google, mantienen el control de la sociedad con un 10% de las acciones. Y es precisamente una muestra de cómo las cosas, desde mi punto de vista, se hacen bien societariamente hablando en una startup.

Pero está claro que Google no es una startup, pero las decisiones que adoptaron en su día fueron lo suficientemente acertadas como para que ahora, los dos fundadores, mantengan el 52% de los derechos de voto en la Junta General de Accionistas ostentando, únicamente, el 10% del capital social. Para ello debemos diferenciar dos elementos dentro de lo que constituye una acción o participación.

La titularidad de las participaciones o acciones, de acuerdo a la Ley de Sociedades de Capital en su artículo 91 habla claramente de que la titularidad de éstas supone que se reconozca a su poseedor la condición de socio o accionista de una sociedad mercantil. Por una parte se tiene el reconocimiento de tal condición.

Sobre el Goodwill y Badwill de las empresas

Nasdaq

Muchas veces hemos leído esta palabra sobre todo, en el ámbito mercantil del Derecho. Pero es una de estas palabras que son difíciles de, en primer lugar, buscar una en nuestro idioma que incluya todas las implicaciones que ésta refiere y, en segundo lugar, es altamente difícil de definir.

Empezamos con Goodwill. Ésta palabra se relaciona directamente con el famoso Know-how. Es decir es un intangible sobre los procesos y elementos que ha desarrollado la compañía y que específicamente, a priori, no son susceptibles de propiedad intelectual a través de los títulos que conocemos actualmente. Es el saber hacer en cómo tratar a la clientela, cómo perciben los clientes la imagen de la marca, la reputación… Como vemos son difíciles de determinar por lo que habría que definirse y delimitarse en cada caso. El goodwill, al fin y al cabo es lo que, entre otras cosas, se autoriza su uso en los contratos de franquicia, que también se conoce como fondo de comercio, por ejemplo.