Protejamos a los que cumplen la ley

Dinero

Ayer tuve ocasión de ver el programa de Ana Pastor en el que hablaba de los casos de corrupción y la inexistente protección que se le da a los funcionarios, habitualmente, que destapan los casos de corrupción.

Estamos en plena época de campaña electoral. Partidos que se disputan las alcaldías en los municipios, puestos de diputado en las diputaciones y, en algunas Comunidades Autónomas, la representación de sus parlamentos. En teoría se trata de una nueva remesa de políticos que aspiran a hacer el bien. Eso es lo que quiero pensar aunque los numerosos casos de corrupción me están haciendo cambiar de opinión. Quiero pensar, también, que los aspirantes a ocupar puestos públicos son verdaderos los mejores y más preparados servidores de lo público y no quieren hacerse servir de lo público para enriquecerse. Pero esto es harina de otro costal.

Ayer se hablaron de varios casos en los que fueron los propios funcionarios los que se oponían a participar en los actos, presumiblemente ilegales pero claramente inmorales, impuestos por los superiores que accedieron a servirse de lo público para  enriquecerse. Son estos funcionarios los que destapan las situaciones que se dan en Ayuntamientos, Diputaciones, Gobiernos de Comunidades Autónomas y, por otra parte, no obtienen ningún tipo de protección contra el despotismo de algunos políticos mientras se investiga o resuelve en sede judicial. Funcionarios degradados, insultados, vejados, avergonzados, reprimidos públicamente e incluso expulsados son las víctimas de, precisamente, velar por que se hagan todos los procedimientos de acuerdo a la ley. Al fin y al cabo por hacer su trabajo.

Por eso creo que es absolutamente necesario, como están haciendo en otros países, elaborar una Ley que proteja a aquellos funcionarios que, a sabiendas de que saldrán malparados, deciden acudir a las autoridades judiciales para poner en conocimiento las tramas que todos conocemos y que, al fin y al cabo, evitan que se dilapiden millones de euros en beneficio de unos pocos. Se trata de dar la suficiente seguridad para que las denuncias de funcionarios sean lo habitual y no una excepción.

Hoy me he salido de la temática habitual de este blog para desahogarme y dar una opinión que espero que en no mucho tiempo sea una realidad. Una opinión de un contribuyente harto de que me frían a impuestos para que unos los evadan y otros se lleven cuantiosos mordidas para repartir contratos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *