Sobre el Goodwill y Badwill de las empresas

Nasdaq

Muchas veces hemos leído esta palabra sobre todo, en el ámbito mercantil del Derecho. Pero es una de estas palabras que son difíciles de, en primer lugar, buscar una en nuestro idioma que incluya todas las implicaciones que ésta refiere y, en segundo lugar, es altamente difícil de definir.

Empezamos con Goodwill. Ésta palabra se relaciona directamente con el famoso Know-how. Es decir es un intangible sobre los procesos y elementos que ha desarrollado la compañía y que específicamente, a priori, no son susceptibles de propiedad intelectual a través de los títulos que conocemos actualmente. Es el saber hacer en cómo tratar a la clientela, cómo perciben los clientes la imagen de la marca, la reputación… Como vemos son difíciles de determinar por lo que habría que definirse y delimitarse en cada caso. El goodwill, al fin y al cabo es lo que, entre otras cosas, se autoriza su uso en los contratos de franquicia, que también se conoce como fondo de comercio, por ejemplo.

Es de vital importancia en el tiempo en los tiempos en los que corremos donde por la reputación, ya sea buena o mala, una empresa puede ganar o perder, respectivamente, miles de clientes.

Reputación, atención al cliente, procesos internos de optimización… en definitiva una serie de intangibles que, sin duda, tienen un importante peso en el balance de las empresas y que, como sabemos, son un activo fijo.

¿Cómo se puede protejer el Goodwill? En mi opinión, salvo contadas excepciones no es susceptible de protección mediante un titulo de propiedad industrial. Sí se puede proteger algunos elementos que integran el goodwill como es la marca. Pero la forma más importante de protección es el secreto comercial, confidencialidad y otro tipo de acuerdos que nacen de la voluntad de las partes: ya sea con proveedores, trabajadores u otros profesionales.

Como contraposición tenemos el badwill que, se define de forma sencilla como lo contrario al goodwill. Pero no está exento de controversia puesto que tampoco está clara la definición concreta y correcta de su antónimo.

A modo de ejemplo el badwill lo constituyen aquellos elementos que provocan una disminución del valor de una empresa cuando los socios o accionistas creen que la sociedad ha hecho algo que se encuentra fuera de sus lineas maestras de buenas prácticas empresariales. A modo de ejemplo: que los miembros del consejo de administración o directivos hayan obrado mal (Bankia y el escándalo de las tarjetas y otros asuntos), disminución de ingresos o rupturas de acuerdos comerciales.

photo credit: Nasdaq Take 5 via photopin (license)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *