Límites a los Derechos de Explotación de los programas informáticos

Límite Derechos Explotación Programa Informático

Ya dediqué hace unos días un post acerca de los Derechos de Autor sobre programas informáticos y aplicaciones móviles. Ostentar un derecho no significa limitar la disposición del legítimo tenedor de una copia del programa a lo que el autor del mismo quiera. Por ello en la propia Ley de Propiedad Intelectual, concretamente en el artículo 100 encontramos una serie de límites del Derecho de Explotación:

En primer lugar, no será necesaria autorización del titular del programa informático, salvo que contractualmente se estipule otra cosa, para la reproducción o transformación de un programa de ordenador incluida la corrección de errores,  siempre y cuando sean necesarios para la utilización por parte del usuario legítimo.

En segundo lugar no podrá impedirse contractualmente la realización de una copia de seguridad por parte de quien tiene derecho a utilizar el programa y sea necesaria para su utilidad.

En tercer lugar el usuario podrá observar, estudiar o verificar el funcionamiento del programa informático, sin autorización, para determinar las ideas, procesos o principios básicos del funcionamiento del programa siempre que lo haga, y dice el artículo, durante cualquiera de las operaciones de carga, visualización, ejecución, transmisión o almacenamiento del programa que tiene derecho a hacer. Es decir no puede acudir al código del programa para obtener esa información.

En cuarto lugar el autor no puede obligar a al cesionario de los derechos de explotación para que realice o autorice nuevas versiones del programa.

En quinto lugar no será necesaria la autorización del titular del derecho cuando la reproducción del código y la traducción de su forma sea indispensable para obtener la información necesaria para conocer la interoperabilidad y compatibilidad de un programa creado de forma independiente con otros programas ya instalados. Pero se deben dar los siguientes requisitos:

  • Que sean realizados por el usuario legítimo o por cualquier otra persona facultada para utilizar una copia del programa debidamente autorizada por él o por otra persona.
  • Que la información necesaria para conseguir la interoperabilidad no haya sido puesta previamente de forma accesible.
  • Que dichos actos se limiten a aquellas partes del programa original que resulten necesarias para conseguir la interoperabilidad.

Es decir, la excepción del apartado anterior se puede aplicar siempre que la información que se obtenga:

  • Se utilice sólo para conseguir la interoperabilidad del programa creado de forma independiente.
  • Sólo se comunique a terceros cuando sea necesario para la interoperabilidad del programa creado de forma independiente.
  • No se utilice para el desarrollo, producción o comercialización de un programa sustancialmente similar en su expresión, o para cualquier otro acto que infrinja los derechos de autor.

Estos dos últimos casos deben ser interpretados restrictivamente para que no produzcan ningún daño a los legítimos intereses del autor.

Imagen: p_kirn via photopin cc

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *