En Facebook, ¿contestar utilizando el perfil personal o el de la empresa?

Página de Facebook

Aunque pueda parecer un tema irrelevante es más importante de lo que nos pensamos. Por poner un poco en antecedentes voy a explicar las dos situaciones que se pueden dar cuando algún cliente hace una pregunta en el muro de la página de Facebook de una empresa:

Opción 1: Una vez hemos leído la pregunta contestar desde el perfil personal del Community Manager, el Gerente o quien tenga atribuidas esas opciones. Es decir que contesta “Fulanito de tal” no “Panaderia Fulanito”

Opción 2: Que se conteste desde el perfil que otorga la página de Facebook. Es decir que el que contesta es Panadería Fulanito.

Personalmente me decanto por la segunda opción por una razón de peso fundamental. Cabe la posibilidad que yo sepa que “Fulanito de Tal” es el jefe de la “Panadería Fulanito”, pero también es probable que desconozca esa información restándole importancia aún dándome una respuesta. Esta posibilidad aumenta conforme más empleados tiene la empresa.

Del eCommerce al fCommerce

fCommerce

Hasta ahora, las empresas empezaban a tener su propia página de e-commerce para poder llegar al máximo número de personas y con un coste relativamente barato. Multitud de softwares gratuitos como Prestashop o Magento se han hecho un hueco facilitando a las empresas a sumergirse en el mundo del comercio electrónico. El beneficio del comercio online es más que manifiesto. Grandes empresas como Zara, aunque tarde, han decidido apostar por el comercio electrónico obteniendo cifras realmente interesantes.

Todo esto está muy bien, pero también tenemos que fijarnos en las redes sociales. Los clientes pasan cada vez más tiempo en Facebook y es por ello, que es un buen lugar para trabajar y conseguir que éstos accedan a las tiendas creadas dentro de Facebook, lo que ya se conoce como fCommerce.

Yamaha y su peculiar video de protesta por el cierre de la fábrica en Barcelona

Todo cambia hasta la forma de manifestarse. Por poner en antecedentes, la fábrica de Yamaha que se encuentra en Barcelona, concretamente en Palau-solità i Plegamans , va a cerrar sus puertas con el perjuicio que ello supone en la industria y empleo de esa zona.

Obviamente, los empleados y sindicatos no se han quedado quietos ante tal noticia, y para ello, han utilizado una forma inusual para hacer protestas y reivindicaciones. En esta ocasión nos encontramos con un Video-protesta que han realizado los representantes de CC.OO y la Sección Sindical versionando a The Beattles con su famosa canción “Los Manolos”

A nivel cuantitativo, en el momento escribo este artículo tiene un total de 11095 reproducciones. Como vemos, mediante la utilización de un servicio gratuito como es Youtube, la difusión del mensaje se puede aumentar de forma exponencial. Siempre, lo más importante de una reivindicación es la capacidad de llegar a más personas para lo que en principio sea un número pequeño de gente, se convierta en una cuestión de interés general y de solidarización con los afectados.

El futuro pasa por la participación abierta

Open Government

Aunque en estos últimos artículos me he estado dedicando a hablar de los políticos específicamente, las reflexiones que voy a compartir con vosotros en esta ocasión son aplicables a las administraciones, políticos y a las empresas.

En un artículo elaborado con 9 compañeros más, ya desgranamos qué era la Innovación abierta u Open Innovation dentro del ámbito empresarial, pero…¿se puede aplicar algo semejante en una administración local, provincial, autonómica o incluso estatal? Mi respuesta es si. Existen mecanismos de participación abierta que reciben el nombre de Open Government. Pero éstos no se refieren únicamente a la participación de los ciudadanos, sino a la transparencia y la información pública de muchas cosas que inicialmente se mantienen en secreto como los contratos entre empresas y administraciones.

La apertura de los políticos al 2.0

Congreso de los Diputados

Por suerte o por desgracia siempre he tendido a pensar que los políticos están en contra de la web y todo lo que tenga que ver con ella: redes sociales, open government… Pese a que, como siempre, todas las generalizaciones son malas, son pocos aquellos que he visto manifestarse públicamente y sin reparos hacia los beneficios de Internet en el día a día de la labor política. Tanta es tal la animadversión de los políticos hacia lo que es la era de internet que nos toca leer cosas como esta.

Es extraño poder seguir a un diputado por Facebook, Twitter y que participe activamente mediante artículos en un blog. Precisamente, estas herramientas son las que le permiten difundir aún más su labor para combatir los escaños vacíos, por ejemplo, en el Congreso de los Diputados, El Senado u otras cámaras representativas regionales.

¿Quién dijo que estar en el mundo Social Media era fácil?

Social Media Landscape

Es común pensar que únicamente creando una página, perfil o grupo en Facebook junto con Twitter y Foursquare es fácil y significa estar en el mundo Social Media. Obviamente, éste es uno de los pasos sencillos que tiene esta nueva forma de comunicación pero no es para nada suficiente.

Es tendente pensar también que el “tema del Facebook” -como lo suelen llamar- lo puede llevar cualquiera que utilice mucho esta red social. Obviamente, es necesario aclarar que no. Estar dentro de las redes sociales significa aceptar su forma de comunicación y sus normas de juego que no tienen nada que ver con la forma tradicional de estar en Internet.

Las redes sociales han venido a cambiar el mundo, y es necesaria una actualización mental. Aquella empresa, político o personaje que decide utilizar estas plataformas para difundir su mensaje debe entender éstas como parte fundamental de la acción comunicativa.

Me obligan a ver una película de forma ilegal

El discurso del Rey

Exacto. Yo no quería, pero así ha tenido que ser. He necesitado tiempo para poder confesar este hecho delictivo que creo no podré olvidar nunca. Podría buscar excusas, pero evidentemente me han obligado a hacerlo. Os voy a relatar los hechos

Hace unas semanas estrenan una película que me llama poderosamente la atención bajo título El Discurso del Rey. Animado por que me parece altamente interesante, se la recomiendo a mi hermano y decidimos buscar en qué cine la están proyectando para ir a verla. Sorprendentemente en toda la provincia de Alicante, únicamente hay 2 cines que la tienen. Uno en Alicante y otro en Elche. Por tanto, cabreado con la industria decido verla a través de Internet cometiendo un delito en contra de mi voluntad. Entré en Google, puse “ver online El discurso del rey” y por suerte, pude disfrutar de la magnífica película. Juro que estaba dispuesto a pagar los 7 euros del cine con el fin de disfrutar de un buen film pero me fue imposible. Desplazarme hasta Alicante aumentaría el precio de una forma importante y me haría perder tiempo en el desplazamiento. Opté por la ilegalidad.