¿Son los ingenieros los únicos encargados de la innovación en la empresa?

Ingeniero

Ayer, tras mi artículo sobre la Open Innovation, muy amablemente un compañero decidió aportar su punto de vista acerca de este fenómeno open. Digo muy amablemente por que está visto que la gente comenta cada vez menos los artículos que lee, por eso agradezco ante todo su comentario aunque no esté de acuerdo en todos sus argumentos.

Antes de entrar en el tema debo decir que no tengo ninguna empresa, ni tampoco soy ingeniero. Únicamente me muevo como un simple pensador que opina que el cambio no es tanto en la ingenieria sino en el pensamiento.

Primero voy a responder a la pregunta que da título a este artículo y claramente es un no. No todos los procesos de open innovation tienen que ver con asuntos en los que la ingeniería sea parte necesaria, y eso es algo obvio. Pero desde mi punto de vista va algo más allá, y es que los ingenieros de la empresa deberán decidir qué es viable y qué no de acuerdo a las proposiciones de clientes, proveedores o los propios empleados. En ningún momento nombro la necesidad de los consultores.

Por supuesto también se topa, en algunas instituciones con el anquiloso de turno. Un individuo que se opone a cualquier acción que no haya salido de él. Por desgracia, en el tejido empresarial español se dan estos ejemplos. Somos uno de los países que menos invierte en innovación y eso, obviamente, pesa bastante en la mentalidad. Es importantísimo, haciendo abrir la mente para poder abrir los procesos de participación que, y perdonen si soy pesado, será la opción de futuro. La diferenciación entre una empresa y otra ofreciendo un mismo producto será la capacidad de movilización de sus clientes para iniciar la open innovation.

Los ingenieros tienen un papel fundamental, tal y como he expuesto anteriormente, para la criba en lo que a innovación tecnológica se refiere. Sus conocimientos son muy necesarios para mejorar las propuestas o incluso para llevarlas a cabo e iniciar el procedimiento desde cero. Pero incluso para estos propios ingenieros, supone ver más allá de las paredes de la empresa y esa falta de visión hace que todo quede en saco roto. No es malo externalizar servicios y sobre todo cuando tienen un coste tan bajo como contratar alguna plataforma open (que las hay) para dar voz a aquellos que deciden consumir o no el producto.

Cabe la posibilidad que un ingeniero entienda que es altamente innovador poner en las prendas botones de plomo (es un ejemplo absurdo). Ninguna empresa lo hace así que significa ser innovador. Es muy probable que ante esta decisión, los clientes no la acepten debido al aumento de peso que supone en las prendas. Ante ello, multitud de clientes envían sugerencias para mejorar a través de correo ordinario, e inlcuso e-mail, se hacen grupos en facebook en contra de los botones… La empresa hace oidos sordos a las propuestas recayendo todo el peso de la innovación y la justificación de la nueva medida en el ingeniero que tienen. A consecuencia de esto, los clientes dejan de comprar por que otra empresa, que es competencia, ha sacado una linea con botones de fibra de carbono, haciéndose eco de una de las sugerencias que más se habían enviado a la anterior compañía (la de los botones de plomo). ¿Deben ser los ingenieros los únicos encargados de la innovación de una empresa? No. Sé que era un ejemplo absurdo, pero me ha parecido bastante aclaratorio.

Preguntar, informarse acerca de lo que la gente dice de la marca es muy positivo, teniendo en cuenta que son los propios clientes los que proponen mejoras para así consumir más, y más agusto.

Imagen: Mr. Juninho

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Un pensamiento en “¿Son los ingenieros los únicos encargados de la innovación en la empresa?”

  1. Hola de nuevo:

    Tal vez cuando dije (dices) que los ingenieros (o los técnicos de manera más genérica) son los únicos encargados de la innovación es una exageración. La experiencia personal me dice que los técnicos somos (me incluyo porque lo soy) los que nos toca pensar para sacar productos nuevos.

    La innovación debería de partir de la base de la empresa, de los que todos los días realizan los procesos o gastan los productos (los clientes). Para recabar todos estos datos es fundamental el uso de herramientas adecuada, y tener una filosofía de trabajo que servirá para destilar todo este conocimiento de los usuarios y plasmarlo en nuevos productos o servicios (que desarrollarán los técnicos, que en teoría son los que saben hacer las cosas).

    Este feedback lo suele hacer normalmente la oficina técnica de la empresa (usuario interno) o los comerciales (usuario externo), pero muchas veces se queda corto e implantar esta nueva manera de pensar es beneficiosa. Creo que aquí es donde entra la Open Innovation.

    Ahora bien, tenemos el problema de que el cliente muchas veces ni se preocupa de ponerse en contacto con la empresa para hacer propuestas o tan siquiera para quejarse, por lo que se pierde este feedback.

    Tal vez sea por que últimamente estoy bastante negativo, pero creo que los límites de la Open Innovation están en la desidia general del usuario (vería bastante extraño que se iniciara una revolución popular por el cambio del material de los botones o porque no pueda reproducir flash en mi iPhone, como mucho una pataleta y sigues comprando) y las ganas que tengan la empresa en implantar esta solución y usarla de verdad.

    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *